Vallas redondeadas

9 05 2012

Disponemos de vallas montadas de flandes tratado en autoclave con acabado redondeado en el extremo superior.

Son cercas formadas por 10 lamas de 96×21 mm, de alto a elegir entre 80 y 100 cm, atornilladas sobre dos travesaños de 96x21x1800 mm (soportes de 70×70 mm y pies galvanizados a parte).

Otra opción posible es la valla con las lamas acabadas en recto:

Es madera de pino flandes tratado en autoclave para asegurar su resistencia en exteriores.  Lee el resto de esta entrada »

Anuncios




Piscinas revestidas en madera

21 03 2012

Entornos modernos y prácticos con la tarima de madera como elemento diferenciador.

Tarima tropical Ipe:

y más… Lee el resto de esta entrada »





Crónica: Construcción de una cabaña de madera para principiantes

14 10 2011

Construir una cabaña de madera puede ser muy sencillo, incluso podemos decir que es tarea de niños. En pocos días hemos construido una casita de madera con poco esfuerzo y muchas ganas.

Paso 1

Debido al desnivel del terreno se construyó una estructura de postes de teléfono reciclados con refuerzos, la cual sostiene un envigado de flandes tratado de 200×100 mm,

donde, posteriormente, se instaló un pavimento con tarima de ipe de 96×21 mm con grapa, por su sencillez en la colocación.

Paso 2

A continuación se colocó la baranda de seguridad, mediante puntales verticales de flandes tratado de 70×70 mm, tarima horizontal de 96×21 mm y un pasamanos superior de 80×40 mm.

Paso 3 Lee el resto de esta entrada »





Zona de baño en el Lago de Banyoles

13 07 2011

“Justo a tiempo para la temporada de baño en el lago de Banyoles, que empieza hoy, ayer se presentó la remodelación de la “Caseta de Fusta”, el único punto del lago donde está permitido el baño, al margen de las instalaciones del club de natación.  Lee el resto de esta entrada »





Revestimiento de fachadas (II)

27 04 2011

Consejos prácticos

Como anunciamos en la entrada anterior, explicaremos unos consejos para la correcta colocación de un revestimiento de madera en la fachada de una casa.

Es muy importante que la madera escogida esté seca (entre un 18-20% de humedad). En caso contrario puede haber riesgo de movimiento de la madera una vez instalada.

En el caso del pino flandes tratado se recomienda ubicar la madera en un lugar resguardado durante unos días para que ésta se ventile, antes de su colocación.

Se aconseja impermeabilizar el muro, si no lo está, antes de revestirlo. Se puede hacer con un filtro o con pintura impermeable especial para fachadas.

Lee el resto de esta entrada »





Revestimiento de fachadas en madera (I)

7 04 2011

Con la madera podemos revestir nuevas fachadas o mejorar las antiguas, o bien restaurar garajes, casetas de jardín, cabañas… y también paredes interiores.

Podemos jugar con la disposición de las lamas; en horizontal o vertical, con el ancho, dejando más o menos separación entre ellas, etc… Las posibilidades son infinitas.

Para dar un aire más minimalista o de diseño a una fachada, se pueden instalar lamas, más bien anchas, en sentido horizontal o vertical (o una combinación de los dos sentidos en diferentes cuerpos de la casa) con una separación mínima entre ellas y un acabado natural.

Para fachadas más clásicas, nos podemos decantar por un revestimiento machiembrado, con la junta muy reculada o listones sobrepuestos, en sentido horizontal y un acabado con pintura acrílica al agua en tonalidades claras (blanco, marfil, gris…) Lee el resto de esta entrada »





Tratamiento Autoclave de la madera

12 01 2011

Normalmente la madera se protege con algún producto para que no se deteriore por su naturaleza de materia muerta de un ser vivo, por factores como el tiempo, la acción de los hongos e insectos xilófagos, la humedad, los rayos ultravioleta, etc.

A cubierto, la madera sobrevive largo tiempo con una simple protección de barniz o pintura específica para su uso, si no hay termitas o carcoma. Es diferente el caso de la intemperie, donde se necesita una protección más intensa para resistir las inclemencias del tiempo, hongos, insectos y descomposición.

Se clasifica en cinco tipos de riesgo de menor a mayor: Lee el resto de esta entrada »